EL RECUERDO DE RAFAEL OROZCO

Por: Hernán Baquero Bracho

Un día como hoy 11 de junio del año 1992, cae asesinado el rey de las multitudes Rafael Orozco Maestre. Han pasado 29 años, cuando el mundo de la farándula, al igual que sus familiares, especialmente su amada Clara Elena Cabello y sus tres hijas: Kelly, Wendy y Lorraine, amigos, seguidores y admiradores quedaron perplejos con la trágica noticia. Ese día infame cayó asesinado la voz líder del Binomio de Oro. Crimen este que ha quedado impune, los asesinos materiales e intelectuales no han sido castigados. Ellos se burlaron de la justicia, de la sociedad y de Dios. La justicia cojea, pero la verdad llega, en este caso quedó coja para siempre. ¿Qué se hicieron los cara pálidas de jueces y fiscales, ineptos y cobardes, que no han obrado con diligencia?.

Han pasado 29 años y todavía resulta difícil aceptar la realidad, porque parece inconcebible que una persona tan alegre, popular, carismática y que proyectaba tanta vida se haya ido para siempre dejando un profundo dolor en el alma de quienes lo queríamos y admirábamos. Pero él, así le hayan arrebatado la vida, continua vivo en la mente de todos. Con su personalidad Rafael Orozco dejó marcada una huella imborrable y aunque su voz fue callada, su canto quedó grabado para siempre en cada uno de los temas que interpretó durante su exitosa vida artística. Es la hora que su música continua escuchándose de manera constante como un homenaje permanente a su desaparición. Prueba de ello fue la serie exitosa que llevó a la pantalla chica el canal Caracol como “El Ídolo” que se convirtió en la novela preferida de todos los colombianos y con el mayor raiting de sintonía.

Pero si sus seguidores no han aceptado esta penosa realidad, ni que decir de su esposa y sus tres hijas. Todos los días Clara Elena mi prima del alma, con su rostro totalmente lavado y la tristeza que aun se refleja en sus ojos, va a los jardines del recuerdo a visitar la tumba de su esposo para dejarle flores frescas, conversar con él – aun cuando no obtenga respuesta alguna sobre sus penas, nostalgias y sufrimientos – y para decirle cuanta falta les hace a ella y a sus hijas.

Cuantos recuerdos se remolinan en mi mente, que sucedieron en Barranquilla. El recuerdo de la 38D con 76, su primera morada, como hombre casado que compartía con su cuñada Rosita Cabello, después en la 74 con 50, donde junto con mi compadre y hermano Rafael Augusto Daza, departíamos alegría, jugábamos cartas, dominó y mamábamos gallo hasta más no poder – Rafa siempre fue un insigne mamador de gallo – sobre todo con lo del hermano gemelo. Así mismo jugábamos microfútbol en la calle 91, allá donde Enrique Mattos y “Niche” Ovalle y en la Universidad Autónoma del Caribe, en la cafetería del claustro universitario en compañía de Beto Barros, Chiche Ovalle, Poncho Cotes Jr, Napoleón Carranza y por supuesto Vilma Goenaga, todo eras risa y tomadera de pelo. Son tantos recuerdos de mi amistad con Rafael Orozco que dos cuartillas serían insuficientes para narrar tantas vivencias y tantos acontecimientos.

Pero también los recuerdos en la farándula son dignos de contar en cuatro letras. Emilio Oviedo el acordeonista que descubrió a Rafael Orozco como cantante, recuerda todos los ratos que compartieron y que a “Rafa nunca lo vi triste” lo afirma con nostalgia. Recuerdos que lo llevan al primer elepé que grabaron después de tantas vicisitudes con el sello Codiscos, “Adelante”, se recuerdan todavía los éxitos, “cariñito de mi vida”, de Diomedes Díaz y “Chimichaguera” de Nafer Durán. También recuerda el segundo trabajo que realizaron, “con sentimiento”, donde sobresalieron “presentimiento” de Máximo Móvil, “los primeros días” de Alejo Durán y “con sentimiento” de Nafer Durán. Recuerda que se conocieron el año de 1974 en una feria en Aguachica. Y en esa feria Emilio Oviedo que tocaba el acordeón y cantaba se quedó sin voz, y fue cuando Rafael Orozco, cantó con él en una canción de los hermanos Zuleta “el trovador ambulante”. Su primera grabación fue por 4.500 pesos para compartirlos entre los dos, siendo el gerente de ese entonces de Codiscos Álvaro Arango. Fue el inicio de estos dos grandes artistas. Dios siempre tiene un proyecto para cada quien, y ya en Rafa ese Dios misericordioso proyectaba de lo que iba a ser su futuro.

Luego al irse Rafael Orozco a estudiar a Barranquilla Administración de Empresas en la Universidad Autónoma del Caribe, comparte apartamento con Israel Romero y surge entre ellos una gran amistad y de esa amistad crean el Binomio de Oro, donde entregan lo mejor de sí en 18 años de vida artística, donde un sinnúmero de discos de larga duración batieron records de venta no solo en Colombia, sino también a nivel internacional, especialmente en Venezuela. Con el Binomio de Oro el vallenato se viste de frac, le da caché y lo viste de gala a nivel nacional e internacional. En el primer aniversario de su muerte, Codiscos su casa disquera por siempre le hizo un homenaje, donde afloraron canciones inéditas de Rafa como “corazón caprichoso”, “cien años de ausencia” y “canciones para mi madre”, entre otros. Lo demás de sus éxitos con el Binomio de Oro lo conoce el país entero y lo continúan tarareando los enamorados de ayer y los enamorados de hoy. ¿Qué más podemos decir? Que su muerte continua produciendo congoja en todos los colombianos. Su memoria es como la semilla de mostaza que se ha irrigado en todo el universo llena de paz y de amor a todos los que creemos en un Dios poderoso y en una justicia divina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s