EL SANTICO HALLAO DE MARIANGOLA

Camila Durán, como era costumbre, salió con cuatro mujeres vecinas a cortar leña. Eran las 4 de la tarde, 3 de febrero de 1956. Cada una con su machete, un hico y un pedazo de tela que utilizaban para hacer una rodilla o soporte circular para cargar el bulto de leña en la cabeza. En el camino, extrañadas, las cuatro mujeres observan a Camila silenciosa; raro en ella, dado que siempre era la más y mejor conversadora. Al preguntarle el motivo de su silencio, dice: como ayer era día de la Virgen de la Candelaria, me acosté pensando en el pueblo de Los Venados, porque dicen que la Virgen fue encontrada en la Guerra de los Mil Días. Sobre un monte convertido en cenizas había un matojo verde donde la imagen de la Virgen estaba, intacta en un lienzo. Después de un breve silencio, concluye: tuve la revelación que yo me había encontrado un santo en Mariangola. Las mujeres siguieron su camino, sin mostrar mucho interés por el comentario. Como si nada, Camila empieza a picar una rama, observa el resplandor de un objeto metálico, se agacha, lo toma en sus manos y al ver la imagen de un santo grita: ¡Mujeres, vengan a acá! ¡Un milagro! Miren, ésta es la imagen de un santo. Las mujeres, sorprendidas, se aceran y preguntan: ¿Y qué santo es? No se le veía bien el rostro, porque está desgastado por el tiempo, sol, el agua y la candela. Pero Camila no se amilana, y comenta que en Mariangola la que sabe de santos y de oraciones es la maestra Juana. Entonces, se van a la casa de la maestra y le piden que busque en sus libros religiosos la imagen del santo, para conocer su nombre. La maestra observa la imagen, y dice: La verdad, no le encuentro el parecido, quizá porque la imagen está muy deteriorada; es mejor que vayan a Valledupar y le pregunten al sacerdote.

Seguir leyendo «EL SANTICO HALLAO DE MARIANGOLA»

Brindis por la amistad y el amor

Por: José Atuesta Mindiola

La amistad divina estampa
de acuarelas matutinas 
donde el respeto germina 
como el sol sobre la pampa. 
La tentación de la trampa 
nunca encuentra los senderos 
en amigos verdaderos 
de la vida en hermandad; 
la luz de la honestidad 
brilla más que los luceros.

La amistad es un valor
que premia la providencia,
es la voz de la conciencia
en la estación del amor:
Se abraza con el dolor
del amigo que padece,
también alegre se mece
con el viento solidario;
un abrazo es necesario
y el entusiasmo florece.

Seguir leyendo «Brindis por la amistad y el amor»

RECORDANDO A RAFAEL OROZCO MAESTRE

Por José Atuesta Mindiola

I

El cantor de Becerril
Rafael Orozco Maestre:
luna de noche campestre
fue su romance infantil.
Su voz campana de abril
enraizada en melodía
para adornar de poesía
bellos cantos vallenatos;
para unos fue un desacato,

porque cambiaba la vía.

II

Pero eran las necedades
de mente terca y mezquina,
que sin pasar de la esquina
ya se creen autoridades;
desconocen cualidades
y evolución de las cosas,
con palabras quisquillosas
quieren detener el tiempo.
Todo tiene su momento,
no siempre es igual la rosa.

III

Pero la verdad se impone
eran falsos eruditos,
ahora ya están calladitos
aceptando las razones;
porque todo el que compone
sus canciones y sus versos,
sabe que el pueblo es diverso,
cada quien tiene su estilo.
Bien lo dijo el sabio Esquilo,
la mente es un universo.

IV

El canto es epifanía,
del amor es un fortín
y del alma es un jardín
florecido en melodía.
Rafa Orozco en armonía
ilumina los senderos
con los versos de troveros,
y con elegancia y decoro
hizo el Binomio de Oro
con el gran Israel Romero.

Décimas para Belinda de Cumpleaños

Por José Atuesta Mindiola

I
Sonrisa de amanecer
en los labios del rocío
y en los espejos del río
un racimo en rosicler
Su belleza de mujer
con la fineza colinda
por eso eres Belinda
como tu nombre, tan bella:
en el alma hay una estrella
que a su caminar deslinda.

II

Su simpatía delata
la gracia de periodista
con el programa a la vista
de Estampas Vallenatas.
Gran declamadora innata
su voz para la poesía
tierno espiral de sinfonía
en un carrusel de estaño,
y celebra su cumpleaños
en este bonito día

Décimas para Belinda de Cumpleaños, audio:

Mayo 16 de 2019

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

MONÓLOGO DEL ÁRBOL DE MANGO DE LA PLAZA

Por José Atuesta Mindiola

De la plaza “Alfonso López” en Valledupar soy más que un follaje de sombra que guarda secretos y emociones; también soy alianza de reposo en los zapatos rotos de cansancio y atavío frondoso de encuentros y tertulias. Soy un verde monumento defensor de la vida y la contaminación. Estoy enfermo, pero no de vejez; estoy enfermo de olvido. Se olvidan que estoy rodeado de cemento y tienen que remover la tierra y renovarla con nuevos nutrientes. Se olvidan que me caen parásitos y mis raíces necesitan agua y minerales. Seguir leyendo «MONÓLOGO DEL ÁRBOL DE MANGO DE LA PLAZA»