Los dichos de ‘Poncho’ Zuleta, “Por supuesto”

-Él se mantiene vigente a través de sus cantos, versos y jocosidades que corren de boca en boca. Es todo un personaje que se define como “Inconmensurable y original en el contexto del universo vallenato”-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

La vida de Tomás Alfonso ‘Poncho’ Zuleta Díaz, ha trascurrido entre presentaciones musicales, parrandas, apuntes jocosos y comidas de monte. Eso hace parte de su idiosincrasia como el hombre que llena todos los requisitos para estar enmarcado dentro de las celebridades del vallenato de ayer y de hoy.

En ese sentido aparecen los famosos dichos que refiere con una gracia única regándose de inmediato como verdolaga en playa y causando la natural celebración. Dos ejemplos son: “Y nos acabamos, cuando a mí me corten la lengua y a mi hermano le corten los dedos” y “Yo conozco al flojo, aunque lo vea sudao”.

Esos dichos en la voz de ‘Poncho’ Zuleta, tienen la mayor naturalidad sintiéndose con sabor a tinto recién bajao del fogón de leña, lo mismo que a suero con yuca y pescao frito.

Cuando al artista se le indaga sobre los famosos dichos sonríe y expresa. “Esa es la identidad de nosotros los costeños que le ponemos la pimienta y el sabor a los hechos cotidianos. Desde siempre los dichos se han impuesto y es una cantidad que no alcanzaría a referir. Los dichos hacen pareja con los cuentos provincianos que son inigualables”.

Entre los cuentos donde ‘Poncho’ Zuleta, ha sido protagonista aparece el narrado por el legendario cajero Pablo López, cuando en el año 1982 estuvieron en Estocolmo con motivo de la entrega del Premio Nobel de Literatura al escritor Gabriel García Márquez.

“En aquella ocasión ‘Poncho’ Zuleta quería tomarse una foto con el rey de Suecia y observó un tipo elegante y bien parecido. Entonces me dijo, ese es el hombre. Le expliqué que dudaba que fuera el rey, pero insistió y le tomé la foto. A cabo rato supimos que el tipo era el botones del hotel. Enseguida, ‘Poncho’ nos advirtió que cuidado mostrábamos esa foto”.

Siguiendo con los cuentos provincianos ‘Poncho’ Zuleta, la mayoría de veces ha referido los del inolvidable Jorge Oñate. “Una vez ‘El Jilguero de América’ viajó a Estados Unidos. Al llegar al aeropuerto de Washington y ver la bandera de ese país dijo, aquí el Junior de Barranquilla gana más de la cuenta, mire el montón de estrellas que tiene”.

De otra parte, es el autor de muchos dichos que ha incluido en distintas producciones musicales o narrado en parrandas, lo que se ha constituido en un valioso aporte al folclor vallenato.

– Mi amor si la belleza matara, tú no tendrías perdón de Dios.

– La verdad es que yo no sabía lo que era querer tanto a una mujer.

– Ay ombe, tengo el corazón suavecito…

– Y esos ojos tan lindos que me tienen encandilao.

– El vallenato es como la yuca, nunca aburre.

– Más peligroso que una aguja en un pastel.

– Tú veras sino regresas, yo he hecho todo lo posible.

– Cógeme el trompo en la uña.

– Ay que tener conformidad porque la vida comienza es mañana.

– Pica, pica, papujo pica.

– Cada pato con su mazorca.

– Yo también echo mis mentiritas, pero no así.

– Mi única esperanza eres tú, pero mejor no digo tu nombre.

– Cariño, mátame con el fuego de tu mirada.

– Yo soy como el hambre que va y vuelve.

– Oye morenita, llegaste como mandada de Dios.

– Ay muñeca me tienes trasnochao.

– Bueno mi gente, que no se note la pobreza.

– Te saben los labios a miel de abeja.

– Compadre Emiliano póngale ‘Coimbre’ a ese acordeón.

– Pero mis hijos si me respetan, tengo una vara de totumo suazá.

– Cuando es que nos pegamos otra cogía.

– Eso es por no dejar, entre más lejos te vayas más te quiero mi vida.

– Ajo, borracho flaco que ha dado lidia.

– Hoy estoy más fácil que un purgao.

– Que cada centella sea un trago de ron.

– Ajo, Emilianito estoy como un pavo real.

– El pecado se comete cuando las faltas no se reconocen.

– Apenas se acaba la botella se hacen los borrachos.

– Están gorreando y picándoles el ojo a las mujeres ajenas.

– Hoy me meo la barba como el chivato arrecho.

– No te cambio ni por suero salao.

– Esto es pura mazorca y bollo limpio.

– Jala más que una manila.

– Linda ella hasta el cabello y si se peina se ve mejor.

– Tranquilo compadre, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

– Haga como yo, no le baje la guardia, insista.

– Tranquila mi gente que la esperanza cura.

– Y esos amores secretos cuando vienen a ver es el barrigón.

– Ay mi vida, me sabe la boca a canto.

– Bonito que estoy yo ahora. De donde mi comadre Tirsa, a donde mi comadre Sagrario y viceversa.

– Ahora es que se a ver la tusa que purga al mono.

– Es que nosotros si nos hemos comío las verdes y las maduras.

– Carajo y esto es pa’ que sepan que el jobo mata.

– Sabroso que es el encoñamiento.

– Vamos mujeres que el sobregiro aguanta.

En medio de este recorrido de dichos, aparece el canto dedicado por Diomedes Díaz a ‘Poncho’ Zuleta, llamado ‘A un colega’, donde destaca de manera especial su gesta en la música vallenata. “A Dios le pido compadre que me le dé larga vida, porque con su canto bonito hasta los dolores se alivian”. Y continuó diciendo. “Que cante ‘Poncho’ Zuleta, que cante toda la vida, esas canciones sentidas que alegran el corazón”.

La vacuna

El pasado 13 de abril a ‘Poncho’ Zuleta le aplicaron la segunda vacuna contra el Covid-19, pero al hacerlo preguntó qué a partir de cuándo se podía tomar sus tragos de licor. Le contestaron que lo mejor era no beber en las siguientes 72 horas. Enseguida sonrió y expresó. “Gracias. Me asustaba era que el tiempo de abstinencia fuera de un mes”.

En otro momento, al indagarle a ‘Poncho’ Zuleta, sobre su edad indicó que los años no se cuentan, sino que se viven. También hizo una jocosa referencia a su edad. “Yo tengo 10 años menos que mi hermano Emilianito”.

Así se la pasa ‘Poncho’ Zuleta alegrando en invierno y en verano la vida de los amantes del folclor vallenato. Naturalmente, dedicando cantos, dichos y versos que se mantienen vigentes con el paso del tiempo y que son como la yuca que nunca aburre. “Por supuesto”.

Abiertas las inscripciones para el 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje a Rosendo Romero ‘El Poeta de Villanueva’

-El periodo de inscripciones para los distintos concursos será del 26 de julio hasta el 18 de septiembre de 2021-

Con la finalidad de continuar con la tarea de conservar y promover la auténtica música vallenata y reactivar con responsabilidad la economía de Valledupar, guardando todas las medidas de bioseguridad, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata da apertura a las inscripciones de los distintos concursos del 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje al cantautor Rosendo Romero Ospino, ‘El poeta de Villanueva’ que se llevará a cabo del 13 al 17 de octubre de 2021.

Las inscripciones serán por un periodo de 55 días iniciando desde el lunes 26 de julio y concluyendo el sábado 18 de septiembre de 2021. Se recibirán únicamente a través del correo electrónico: inscripcionesfestival@hotmail.com

Por otra parte los formatos de inscripción, requisitos y reglamentos de los distintos concursos se encuentran en la página web www.festvalvallenato,com

Concursos

El 54° Festival de la Leyenda Vallenata que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Valledupar, tendrá los siguientes concursos: Acordeón Profesional, Acordeonera Mayor, Acordeón Aficionado, Acordeón Juvenil, Acordeón Infantil, Acordeonera Menor, Piqueria Mayores, Piqueria Menor y Canción Vallenata Inédita.

Como la novedad de este año, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata debido a que las circunstancias de la pandemia no permiten realizar el Desfile de Piloneras, hará en la plaza Alfonso López, tarima Francisco El Hombre, el concurso de Piloneras, para el cual se invitarán a los 10 grupos ganadores de la categoría mayor, y cinco de juvenil e infantil, respectivamente, desde el año 2019 para atrás.

Seguir leyendo «Abiertas las inscripciones para el 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje a Rosendo Romero ‘El Poeta de Villanueva’»

‘Rumores de viejas voces’, de Gustavo Gutiérrez, el poeta romántico del vallenato

El flaco de oro’, en el año 1969 se coronó como el primer rey de la canción inédita del Festival de la Leyenda Vallenata y 13 años después volvió a repetir el triunfo-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Gustavo Gutiérrez Cabello, el hijo de Evaristo Gutiérrez Araújo y Teotiste Cabello Pimienta, desde muy joven tuvo la virtud de convencerse que la vida sin amor no tiene ningún sentido. De igual manera, en sus canciones se descifra el más extenso poema cantado por donde corre un mundo lleno de nostalgias, tristezas y pocas alegrías.

Definitivamente es el hombre solitario que le canta a su Valledupar del alma y muy bien lo afirma con toda sinceridad. “En el transcurso de mi vida me he ido volviendo más melancólico y más triste por los años. Eso sí le agradezco a Dios que me otorgó el talento justo a mis pretensiones y eso vale todo el tesoro del mundo”.

No se podía ingresar al objetivo de la historia porque el poeta romántico y soñador continuaba exponiendo sus razones de vida. “Yo soy una persona común y corriente: sencillo, simple y me catalogo cariñoso. Me gusta la tranquilidad, estar solo y rodeado de pocas personas. Nunca estuve deseoso de fama y popularidad, y he tratado de eludirla hasta donde es posible, pero llega un momento en que es imposible”.

Seguir leyendo «‘Rumores de viejas voces’, de Gustavo Gutiérrez, el poeta romántico del vallenato»

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

-El fallecido verseador dejó miles de versos regados en el universo del folclor y una carga de recuerdos que sostienen principalmente sus 10 hijos y 33 nietos-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

A Luis Enrique Manjarrez Solano, ni las tinieblas con algunas claridades que se asomaban en sus ojos lo pudieron derrotar. Solamente lo hizo la muerte contra quien luchó durante más de un mes. Todo sucedió la madrugada del pasado 29 de mayo.

De esta manera el guerrero ciego del folclor vallenato se despidió  para siempre dejando el más grande renombre al ser un verseador fiel de esos que sus pensamientos se estacionaban en la piqueria para derrotar al rival con quien subía a una tarima, así fuera su propio hermano.

Precisamente Alcides Manjarrez, quien acumula en su memoria cientos de añoranzas llora la partida de su hermano, ese que lo animó a entrar en el universo de la piqueria donde solamente se vence al rival a punta de versos.

A la hora de la entrevista estaba llorando y cuando su voz volvió a escucharse, expresó. “No existen palabras para describir lo que siento ante la muerte de mi hermano Luis, quien fuera un guerrero del folclor vallenato. Es un momento de oscuridad en la vida y con dolor hay que aferrarse a los recuerdos donde él aparece sonriendo y haciendo lo que le gustaba”.

Cuenta que algo que lo conmovió en la despedida de su hermano en las afueras del cementerio del corregimiento de El Hatico, Fonseca, La Guajira, fueron los versos que le dedicaron algunos repentistas y más la interpretación de la canción ‘Mi hermano y yo’.

Seguir leyendo «Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato»

Graciela ‘Gache’ Maestre, la más grande defensora de Diomedes Díaz

-En voz alta y con conocimiento de causa salía a hablar sin cansarse de su amado sobrino ‘El Cacique de La Junta’, quien durante 37 años sacó adelante su exitosa carrera artística-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

La voz fuerte de aquella carismática mujer guajira que durante toda su vida no se cansó de defender a su sobrino Diomedes Díaz Maestre, no se volverá a escuchar porque la pandemia la atrapó en sus redes y murió.

Graciela María Maestre Hinojosa, más conocida como ‘Gache’, en entrevista realizada hace seis años en el propio territorio donde nació ‘El Cacique de la Junta’, no se cansó de disparar palabras y más palabras que llegaban directo al objetivo. Además, tenía la cualidad de ir diagramando las distintas frases con sus manos a la par con su voz.

Comenzó diciendo. “Nunca he tenido pelos en la lengua para decir las verdades. Mi sobrino Diomedes Díaz Maestre fue y será por los siglos de los siglos el cantante más grande del Mapamundi. Todo lo hizo con sacrificio llegando lo más lejos en la música vallenata”.

Frenó de repente y salió al cuarto en busca de un viejo cuaderno donde después de pasear su mano derecha por varias hojas encontró la que era, y dijo. “Diomedes tuvo una carrera artística de 37 años donde impuso cientos de canciones y muchas de ellas de su autoría, más que los otros cantantes con el respeto que merecen. Esa es la verdad”.

Siguió mirando el cuaderno y levantando la vista anotó. “Aquí hay otro dato. Alcanzó ventas superiores a los 13 millones de copias de sus producciones musicales y obtuvo muchos premios, siendo el más importante el Premio Grammy Latino. El día que dieron la noticia de este galardón me alegré como si fuera el día de mi cumpleaños”.

Seguir leyendo «Graciela ‘Gache’ Maestre, la más grande defensora de Diomedes Díaz»