Programación del 55° Festival de la Leyenda Vallenata

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entrega la programación del 55° Festival de la Leyenda Vallenata, V Rey de Reyes en homenaje a Jorge Oñate, ‘La Leyenda’.

Las actividades festivaleras se inician el viernes 22 de abril a partir de las 8:30 AM con el conversatorio: Jorge Oñate, en la historia del canto vallenato, que se llevara a cabo en la Universidad del Área Andina. El siguiente día a las 3:00 PM será el desfile de Jeep Willys Parranderos, cuyo punto de encuentro será el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’.

El domingo 24 de abril desde las 8:30 AM en el Centro Comercial Mayales Plaza se dará inicio al concurso ‘Los niños pintan el Festival Vallenato’ que llegará a la versión 12 y congregará a más de 150 estudiantes de Valledupar.

Los concursos de acordeón infantil y acordeonera menor, comenzarán el lunes 25 de abril a las 8:00 AM en el Centro Recreacional La Pedregosa. De esta manera se da inicio a las competencias de este evento que se extenderán hasta el 30 de abril.

Este año los escenarios donde se realizarán los diferentes concursos serán la Plaza Alfonso López, el Parque de Los Algarrobillos, el Centro Recreacional La Pedregosa y el Centro Comercial Unicentro. Las finales se harán los días 28, 29 y 30 de abril en el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’, y después vendrán los respectivos espectáculos musicales.

Seguir leyendo «Programación del 55° Festival de la Leyenda Vallenata«

‘La leyenda del cantor’, gran homenaje musical dedicado a Jorge Oñate

Efraín Quintero Molina, vicepresidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, compositor y pintor le brinda el más efusivo mensaje musical a Jorge Oñate, ‘La Leyenda’, al componer la canción ‘La Leyenda del cantor’ cuyo lanzamiento será el jueves 7 de abril a partir de las 9:00 de la mañana en La Boheme (Calle 10 No. 9-71, edificio Mattos).

Seguir leyendo «‘La leyenda del cantor’, gran homenaje musical dedicado a Jorge Oñate»

Cuando tristeza y alegría se encontraron en dos sones vallenato

-Un par de momentos del sentimiento están plasmados en las canciones ‘Mujer incomprensiva’ y ‘Qué bonita que es la vida’, del compositor Adaulfo Herrera-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

El acordeonero y compositor Adaulfo Enrique Herrera Castrillo nunca pensó que un amor esquivo lo pondría a andar con la mayor alegría por el camino del folclor vallenato. Además, que al escuchar las notas lentas y tristes de su acordeón lo pudieran conectar con su corazón, ese corazón atormentado por una incomprensión hasta llevarlo al calvario del sufrimiento donde el dolor se lo recordaba a diario.

Al pasar el tiempo  no encontró otra salida a su dilema y optó por dejar constancia en la notaria del adiós, donde las luces se apagaron por completo debido a un cortocircuito producto del desamor. De esta manera, nació la canción en aire de son titulada, ‘Mujer incomprensiva’.

Seguir leyendo «Cuando tristeza y alegría se encontraron en dos sones vallenato»

Emilianito Zuleta dijo en ‘El Jilguero’, que Jorge Oñate era “El Ruiseñor de todo el Cesar”

-Historia guardada en un bello canto donde las notas del acordeón adornan con lujo de detalles el pentagrama del agradecimiento y la alegría folclórica-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

Han pasado 35 años desde cuando Emilianito Zuleta Díaz, quiso exaltar con una canción al cantante de La Paz, Jorge Oñate. No duró mucho tiempo en hacerla porque tenía los insumos suficientes para dar testimonio de su grandeza musical. En otras palabras, era el mismo de la garganta afortunada.

El titulo tampoco le causó dificultad en escogerlo porque lo enmarcó de la manera como se conocía al artista: ‘El Jilguero’, aquel muchacho que se abrió paso con inmensos deseos de escribir su propia historia, llegando más lejos de sus primeros sueños.

Emilianito aceptó contar esta pasaje de su vida, pero antes de hacerlo pidió narrar la manera como conoció a Jorge Oñate, que lo llevó hasta grabar con él una producción musical en el año 1975 titulada, ‘La parranda y la mujer’.

S

“Me vine de mi tierra Villanueva, La Guajira, a estudiar en Valledupar en el año 1962, exactamente en el Colegio Nacional Loperena. Ya tocaba mis parranditas en toda la región. Cuando iba a La Paz, había un jovencito que se asomaba a la ventana solamente para verme. Después se hizo amigo mío, pero todavía no cantaba”, contó Emilianito Zuleta.

Hizo una pequeña parada y prosiguió. “Nosotros perdimos el contacto porque me fui a estudiar a Tunja y después a Bogotá. Estando allá supe que Jorge estaba allá con su mamá Delfina Oñate y cantaba. Desde ahí comenzamos a parrandear y conformamos un conjunto. Recuerdo que le tocábamos a grandes personalidades del país y nos ganábamos unos buenos pesos”.

Eso sirvió para que Jorge Oñate y Emilianito Zuleta pensaran en grabar un trabajo musical y comenzaron a escoger las canciones, pero estando en el proceso se cambiaron los papeles porque al final Jorge Oñate grabó con los Hermanos López.

“A raíz de eso decidí grabar con mi hermano Poncho Zuleta, pero después nos separamos en el año 1974. Jorge Oñate al saber mi separación me buscó. Inicialmente lo rechacé debido a mis estudios de economía en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Un año después me convenció y se previó la respectiva grabación”, señaló Emilianito Zuleta.

Seguir leyendo «Emilianito Zuleta dijo en ‘El Jilguero’, que Jorge Oñate era “El Ruiseñor de todo el Cesar”»

Crónica. Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

-El Rey Vallenato del año 1976 cuenta los hechos que desencadenaron los males de su cuerpo y manifiesta que Dios estuvo siempre a su lado-

Por Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

El Rey Vallenato Náfer Santiago Durán Díaz al presentar complicaciones en su estado de salud debido a una serie de convulsiones estando en su tierra El Paso, Cesar, provocó que fuera trasladado de inmediato a Valledupar donde fue tratado.

Al llegar a la clínica después de haber sido remitido del hospital de El Paso, y realizarle un exhaustivo chequeo, evolucionó satisfactoriamente por lo que se le dio alta médica. “Le doy infinitas gracias a Dios por darme más vida y poder continuar al lado de los míos”, inicialmente dijo Naferito.

Entrando en detalle manifestó. “Esa descompensación me pasó estando acostado. Enseguida corrieron conmigo al hospital y después se hizo necesario mandarme para Valledupar. No me dí cuenta de eso, pero nunca me había venido acostado de El Paso a Valledupar”. Enseguida soltó una sonora carcajada.

Yendo más lejos contó la verdad. “Todo pasó por un descuido mío. Desde hace mucho tiempo diariamente me toca tomarme una pastilla de nombre Fenobarbital. Me la entregaron, pero me la metí en el bolsillo de la camisa y se me olvidó. Esas  son las consecuencias”.

El rey del tono menor siguió contando en seguidilla. “Desde hace mucho tiempo entregué mi vida a Dios y a él me encomendé. Él me hizo el milagro. Dios es mi gran fortaleza e incluso hace algún tiempo le compuse un canto cristiano que se llama ‘El rey de la humanidad’, donde resalto el amor hacía sus hijos”.

Enseguida se lamentó no poder interpretarla con su acordeón. “Ahora no puedo hacerlo. Estoy muy débil y se me va el cuerpo y como toco el acordeón es firme, mucho menos”.

Naferito Durán, el Rey Vallenato de mayor edad levanta la vista, reflexiona y regala una frase que le sale del fondo de su corazón. “Gracias a Dios y a la vida que me ha dado tanto. Una familia buena, un folclor maravilloso y una tierra que amo”.

Al concluir esa frase se quedó pensando como si algo se le hubiera quedado olvidado, pero no era la pastilla. Entonces, el hijo de Náfer Donato Durán Mojica y Juana Francisca Díaz Villarreal, anotó. “Aclaro, que no más me reponga vuelvo a tocar el acordeón porque este instrumento con su sonido acompaña los latidos de mi corazón. Mejor dicho, dejar de tocar mi acordeón es morir en vida”.

Se quitó el sombrero, se cruzó de piernas, regresó la meditación para llamar más palabras y expresó con total convicción. “Lo que iba a ser lo hice. Me he sostenido con mi arte, tengo el cariño de mis familiares, paisanos, miles de personas que valoran lo que hago con mi acordeón y mis cantos a favor de la música vallenata”.

El hombre que nunca se queda quieto porque caminar es su deleite para estar en constante acción, al preguntarle sobre la cantidad exacta de hijos hace una rápida suma y dice que son 14. Entonces para que no se le pregunte más al respecto indicó. “Oiga, ahí está incluido el hijo de la chimichaguera Bernarda Cervantes”.

Volvió a sonreír y más que nadie sabía el motivo que propició una de sus célebres canciones llamada ‘La Chimichaguera’ que grabaran en el año 1975 Rafael Orozco con el acordeón de Emilio Oviedo.

El rey fuera de concurso

De otra parte, tras ganar en 1976 la corona de Rey Vallenato, el acordeonero Náfer Durán quiso repetir la hazaña siete años después, pero recibió un título honorífico por parte del jurado calificador integrado por Gabriel García Márquez, Rafael Rivas, Miguel López, Leandro Díaz y Enrique Santos Calderón.

Al respecto Naferito dijo. “Sentí una gran satisfacción al estar entre los mejores. Tengo entendido que ser declarado fuera de concurso es no tener contendor en la competencia. Además, soy el único que siendo Rey Vallenato ostenta ese honor”.

El juglar tiene actualmente 89 años de edad, los cumplió el 26 de diciembre de 2021, y es aplaudido también por ser el compositor de diversas canciones como ‘Sin ti’, ‘Déjala vení’, ‘El estanquillo’, ‘La Chimichaguera’, ‘La zoológica’, ‘Morenita’, ‘Mi patria chica’, ‘Teresita’ y ‘El rezo’, entre otras.

Sin lugar a equívocos, acudiendo a la tradición oral es de los contados acordeoneros que a su edad continúa sacándole notas al instrumento sagrado del folclor vallenato. Además,  en el año 1976 grabó el disco ‘Herencia Vallenata’ con el cantante Diomedes Díaz Maestre.

Naferito al recordar ese hecho, expresó. “Me siento orgulloso de ser el acordeonero que sacó a la luz pública a Diomedes Díaz. Al abrirle ese camino ‘El Cacique de La Junta’ se fue proyectando hasta llegar a ser un superdotado de la música vallenata. Siempre que nos encontrábamos recordábamos ese hecho y le decía que lo admiraba mucho”.

????????????????????????????????????

A la hora del diálogo a un lado de la amplia sala de la casa ubicada en el barrio Altos de Garupal de Valledupar, estaba Rosibel Escorcia, la mujer que ha vivido 64 años con Náfer Durán, la misma que se hizo acreedora a la canción ‘Sin ti’.

Con mi nota triste

vengo a decirle a tu alma,

lo que está sufriendo

mi sincero corazón.

Ya no tengo paciencia,

ya no tengo calma

solo vivo triste y loco

por tu amor.

Los dos tienen a cuesta una gran historia de amor que nadie ha podido cambiar, y menos ahora cuando los años llaman a lista, las alegrías de los hijos se manifiestan constantemente y el amor de Dios cubre todo.

Naferito, el líder de la dinastía Durán, cuanto antes quiere seguir tocando su acordeón y dando testimonio de su amor al folclor vallenato, ese que le ha dado las más supremas alegrías. Hombre del alma noble no se vaya todavía porque Dios lo acompaña y escucha sus oraciones.